Nosotros

NUESTRA HISTORIA:

    Alrededor de Guadalajara, la ciudad capital de Jalisco, México, muchas comunidades se encuentran en situaciones vulnerables. La vida de estas familias se basa en un modelo muy tradicional, donde el hombre de familia trabaja en una fábrica y gana el salario mínimo, mientras que la mujer tiene que quedarse en casa para hacer los labores del hogar y cuidar a sus hijos; La insuficiencia de trabajos con flexibilidad para la mujer, problemas de urbanización como la falta de regulaciones en construcciones e infraestructura, el abastecimiento de agua, servicios de salud, transporte, caminos para acceso y ausencia de seguridad alimentaria; es donde el Banco de Alimentos está trabajando. Las mujeres entre 18 y 50 años de edad son nuestra población objetivo. En Guadalajara, la falta de conciencia social de esta situación existe.

    Fundamos Tipi, como empresa social que trabaja en estas Comunidades, esto como resultado de un proyecto de 6 meses dirigido por el Tec de Monterrey el cual llamó T-People en asociación con el Banco Mexicano de Alimentos, entre enero-junio 2016. 

    Nuestro enfoque a este problema es proporcionar empleos continuos y confiables para las mujeres con el propósito de garantizarles dinero para obtener el alimento de su familia. El trabajo que ofrecemos es flexible en el tiempo y el lugar, esto permite que estas mujeres tengan una fuente confiable de ingresos que asegura el alimento para sus familias mientras siguen cumpliendo las funciones de su hogar.

    En una comunidad encontramos máquinas de coser abandonadas de un proyecto anterior. Y decidimos utilizarlas para iniciar una actividad económica. Buscamos productos de costura para hacer, pero eso no fue suficiente para ayudar a un gran número de personas así que tuvimos la idea de hacer productos artesanales con el bordado tradicional. Nosotros también queríamos ofrecer el trabajo artesanal en un área menos explorada, encontrando un área de oportunidad y un mercado potencial emergente, después de mucha investigación finalmente decidimos desarrollar fundas para computadoras portátiles y tablets iniciando para los productos de Apple.

    El taller de costura está en San Antonio, Jalisco donde enseñamos a 4 mujeres a producir las fundas. Con lo que ofrecemos un trabajo estable con nosotros y una capacitación para fabricar fundas para laptops y tablets. Aquí en San Antonio una de las mujeres es la líder del taller, ella conoce la parte esencial de la producción y es un elemento clave para nuestro funcionamiento diario en el taller.

    Al mismo tiempo, enseñamos un tipo de bordado mexicano tradicional a 15 mujeres en La Alameda, Jalisco, una comunidad a 13 km de San Antonio, después de un mes teniendo dos clases por semana les damos diseños especiales y materiales para hacer los Bordados que son parte de las fundas. Ahora 10 mujeres trabajan con nosotros y reciben un pago semanal por su trabajo, este asegura un ingreso y la comida para sus familias. Esta parte del Proyecto es el más escalable y replicable, nuestra idea es crear más de este tipo de Talleres en otras comunidades, no necesitamos ninguna instalación especial para esto, sólo un lugar para reuniones que puede ser un jardín o una cochera, también el costo del material para dar las clases es de sólo $1,000 pesos.

    No sólo damos un trabajo, les enseñamos, y creemos que este conocimiento será la semilla para que crezcan como mujeres.

    Para ello tuvimos el apoyo de nuestro socio Edith Martin, un Colegio de Diseño de Modas en Guadalajara, donde dos de sus estudiantes nos ayudan con los prototipos de los productos, las clases de bordado, los diseños de las fundas y muchas de las cosas necesarias para los Talleres.

    El diseño final de las fundas tiene mucho trabajo, hemos hecho más de 50 prototipos diferentes con muchos materiales, diseños, colores, opciones para cerrar como un cierre de cremallera o imanes. Después de esto creamos nuestro primer producto final una  funda para MacBook que incorpora un Bordado hecho a mano único. Tiene un sistema de cierre único que protege el producto, ya que puede ser de fácil acceso. Laterales exteriores de neopreno de alta calidad diseñado para ser práctico y fácil de usar, permitiendo un fácil acceso a su computadora portátil. Comenzamos con fundas para MacBook y ahora tenemos para iPad, queremos tener diferentes diseños teniendo opciones para todo el mundo. Así como tenemos la capacidad de hacer fundas para productos Apple podemos hacerlo para otras marcas e incluso no solamente fundas, también otros productos como portafolios, carteras o ropa, por supuesto siempre teniendo la idea principal del producto con un Bordado hecho a mano.

    Nuestro objetivo del mercado para el producto son personas que valoran el trabajo artesanal, los productos hechos localmente, y las causas sociales, aceptando pagar el precio con la idea de ayudar a otros. Aunque los productos artesanales son costosos de fabricar, nuestro producto tiene a la venta un precio competitivo con su competencia.

    Creemos en el poder del conocimiento, y es así como creamos conciencia social.

    Cuando ustedes compran su funda, no solo compraron un producto de gran calidad, sino que además con su compra ayudaron a alguien, y no únicamente ustedes saben de la persona que lo confeccionó, sino que también saben que contribuyeron a cumplir sus sueños y aspiraciones. Con esto conectamos grupos para crear comunidades.

    Existen otros proyectos que trabajan en estas comunidades, dándoles cursos en muchas áreas como negocios, comercialización, producción, incluso préstamos de dinero para comenzar, pero no se quedan con ellos después de esto, muchas de estas iniciativas nunca salen a la luz o en los mejores casos terminan con un pequeño negocio que intenta vender en la misma comunidad, lo cual no es útil para ellos. Creemos que el dinero externo para ellos es un ingreso real y se verá reflejado en el desarrollo de la comunidad.